El año 2023 supuso grandes retos para el Museo para la Identidad Nacional (MIN), con las secuelas de la pandemia impactando de manera significativa en su gestión y operación. Sin embargo, dicha circunstancia puso a prueba nuestra creatividad e innovación, en la búsqueda de respuestas para abordar la mayor crisis financiera y operacional que el MIN, al igual que muchos otros museos en el mundo, ha enfrentado.


A pesar de un contexto de crisis generalizada, el 2023 se caracterizó por contar con una Junta Directiva renovada al frente de los quehaceres de la Fundación, destacando, particularmente, su compromiso con la sostenibilidad financiera institucional.


Gracias a las negociaciones llevadas a cabo con actual Gobierno de la República, lideradas por la Presidencia de la Fundación, finalmente el MIN recibe, en noviembre del 2023, la subvención de Lps 6 millones, estipulada conforme al Decreto Legislativo vigente para dicho fin. Es importante resaltar el papel del Excelentísimo Embajador de Japón, Jun Nakahara al frente de la mediación con las autoridades gubernamentales y cuyo compromiso fue instrumental para concretar el desembolso de los recursos correspondientes.
Asimismo, como resultado del mandato de la Junta Directiva de abordar a potenciales mecenas para apoyar el quehacer del MIN, en 2023 le dimos la más calurosa bienvenida a nuestros nuevos socios: Banco del País y Larach y Cía, por aceptar ser parte de la Fundación Hondureña para la Identidad Nacional.


Como evento destacado, a iniciativa de la nueva Junta Directiva, se galardonó a los Socios Pilares que, desde el 2006, brindaron su apoyo financiero incondicional durante los últimos 17 años. Los galardonados: Banco Ficohsa, Ficohsa Seguros, Jetstereo, Grupo Flores, Televicentro, Emisoras Unidas y El Heraldo.


En cuanto a la operatividad del MIN, el museo ha funcionado bajo un enfoque multidisciplinario para alcanzar la sostenibilidad, en sus dimensiones - financiera, social, ambiental y cultural , lo que incluye desde una eficiente gestión financiera y administrativa hasta la integración comunitaria y la innovación tecnológica. Estos aspectos, trabajando cohesivamente, no solo contribuyen a asegurar la supervivencia del MIN sino que también refuerzan su papel como entidad fundamental en la preservación y promoción de la historia, las artes y la cultura -nacional y universal- y como parte del proceso permanente de forjar la identidad de Honduras como nación.

A pesar de contar con un mínimo del recurso humano requerido para su operación y aunado a los problemas de circulación en el Centro Histórico de la capital por los trabajos emprendidos por la Alcaldía Municipal en diferentes tramos de la red vial urbana, el MIN reabrió sus puertas al público en Febrero 2023 de jueves a domingo para actividades presenciales en el recinto del
museo. Es así que llevamos a cabo 13 exposiciones temporales, más de 1,000 recorridos guiados y obtuvimos una visitación de mas de 18,000 personas, lo cual se detalla más adelante como parte de este informe.


Cabe destacar que en el marco del Programa Educativo EDUMIN, se continuó con 76 talleres educativos que beneficiaron a más de 500 niñas y niños, la mayoría de escasos recursos, así como el desarrollo de conversatorios relacionados a las exhibiciones y varios eventos culturales emprendidos como parte del programa de actividades.


En relación a los servicios asociados que brinda el MIN, como ser el alquiler de espacios y salas para la realización de eventos, destaca un aumento del 32%, con relación al año anterior en dicho rubro. Este incremento se debió a una efectiva estrategia de promoción del MIN, como un lugar competitivo con un valor cultural agregado, que lo diferencia de otros espacios de convenciones y eventos en la ciudad.


En relación a la Sostenibilidad Ambiental, los museos modernos también deben considerar sus impactos. Prácticas como la gestión eficiente de la energía, el uso de materiales sostenibles en exposiciones y la promoción de la conciencia ambiental entre los visitantes, fueron cada vez más relevantes para el MIN durante 2023, insertando dichas prácticas como parte integral de
nuestras actividades.


Destacamos la integración y un mejor uso de tecnologías digitales, como es el caso del Museo Virtual, desarrollado durante los últimos años, lo que amplió el alcance y proyección del MIN, más allá de sus muros. Esto no sólo aumentó la accesibilidad sino que también abrió nuevas vías de ingresos y participación del público. Sin duda, el MIN sigue y seguirá figurando, en
primer lugar, en cuanto al alcance y seguidores en las distintas redes sociales, a nivel nacional y en la región centroamericana.


Cabe destacar que la colaboración con la sociedad civil y la Municipalidad del Distrito Central ha sido esencial para abordar las problemáticas que aquejan al Centro Histórico y que limitaron, en gran medida, la visitación durante el 2023. Entre estos factores citamos la percepción de inseguridad por parte de los visitantes al Centro, el evidente deterioro de las edificaciones y del patrimonio edificado, el cierre de negocios y las limitaciones de accesibilidad, entre otros problemas derivados de la gentrificación del Centro histórico. Estas alianzas continúan siendo fundamentales para mejorar la experiencia del visitante sino que también fortalecen los lazos del MIN con la comunidad con la cual convive y en la cual se integra.

En retrospectiva del año 2023, quiero expresar, en nombre del equipo que me acompaña, nuestro profundo agradecimiento a los Socios Pilares y a todos y cada uno de los miembros de la Junta Directiva, pues su compromiso y apoyo han sido fundamentales para superar los retos y desafíos confrontados durante el año.


Un reconocimiento especial para el valioso equipo del Museo para la Identidad Nacional (MIN), cuya dedicación y esfuerzo incansables permitieron retomar nuestras actividades presenciales en febrero de 2023. Su compromiso con la cultura y la misión institucional del museo ha sido inspirador.


En este recorrido, hemos fortalecido vínculos con la sociedad civil, las autoridades locales, y con nuestros patrocinadores, cuya colaboración resulta esencial para abordar los desafíos que nos impone nuestra agenda de trabajo, mejorando así la experiencia para nuestros visitantes.


Gracias a todos ellos, por ser parte activa de nuestra comunidad cultural. Para nuestros públicos, el compromiso de seguir trabajando, con pasión y profesionalismo, para continuar ofreciendo la creación de experiencias museísticas únicas y memorables.


Mirando hacia el futuro y a medida que avanzamos en el 2024, esperamos consolidar, con la participación de todos los actores antes mencionados, al Museo para la Identidad Nacional como un faro cultural y educativo, adaptado a nuevas realidades y construyendo un futuro donde la cultura es reconocida como un derecho humano fundamental – ¡El MIN es, sin duda, un testimonio de la fuerza de la comunidad y la importancia de la cultura en nuestras vidas!